Los beneficios de la doble limpieza facial

La doble limpieza facial ¿Qué es y de dónde viene?

La limpieza facial es el principio de todo tratamiento cosmético. Es fundamental para conseguir que la piel de nuestro rostro se vea saludable, luminosa, fresca y suave.

Con una limpieza adecuada eliminaremos residuos, restos de sudor e incluso contaminación.

El double cleasing o doble limpieza facial, defiende que para retirar la suciedad, impurezas, exceso de sebo y el maquillaje es necesario utilizar en tu limpieza dos fórmulas diferentes:

  • Una primera limpieza con un producto sólido en aceite que arrastratodo el maquillaje y el exceso de grasa. Para esto es necesario que sea una fórmula, entre otras cosas, rica en siliconas
  • El segundo paso sería con un producto más ligero, formulado al agua, que eliminará las células muertas, polvo y bacterias que están en la superficie de tu piel.

No podemos ser perezosos en esto porque de este primer paso depende que el tónico, el sérum, el contorno de ojos y la crema hidratante, o incluso la mejor de las mascarillas, sean completamente efectivos. 

Os recuerdo siempre lo mismo, comprar productos caros y eficientes no sirve de nada si la piel no está sana, los milagros no existen.

Como os podéis esperar, la rutina de doble limpieza facial proviene de las costumbres asiáticas. 

No sorprende teniendo en cuenta lo de moda que está la cosmética coreana y sus 10 pasos de limpieza y tratamiento diario para conseguir esa piel que tanto envidiamos. 

La doble limpieza facial no es otra cosa que los dos primeros pasos de esos diez que realizan las coreanas a diario para darnos tanta envidia con su piel. 

Si te animas a seguir con los otros ocho genial, pero si eres de ese sector perezoso que se desmaquilla con toallitas desde la cama todas las noches y piensa que con eso basta, empezar por estos dos pasos supondrá un pequeño cambio para ti, pero un gran cambio para tu piel.

¿Tengo que hacer la rutina de doble limpieza día y noche incluso sin no me maquillo?

Todos pensamos que la primera limpieza de la mañana no debe ser tan exhaustiva como la de por la noche, porque al final lo único que hemos hecho ha sido dormir. No nos hemos maquillado ok, pero ¿Acaso no es posible que sudemos mientras dormimos? 

Hablamos de un desmaquillante pero en realidad, es un limpiador (en este caso dos) que no solo se encarga de eliminar el maquillaje, es el encargado de introducirse en el poro y eliminar las impurezas que contenga. 

Las impurezas pueden ser restos de maquillaje, pero como os he adelantado, por las mañanas suelen ser exceso de grasa y sudor que un limpiador normal nunca llegará a retirar tan eficazmente como un aceite. 

Y lo mismo te digo si no te maquillas durante el día, por la noche tu piel habrá acumulado polución, sudor y restos de crema solar. Por tu bien que haya acumulado restos de crema solar, eso significa que la usas y tu piel te estará infinitamente agradecida.,

Si después de estos dos pasos, mínimo te recomendaría el tónico y la crema hidratante. Digo mínimo porque aquí ya hablamos de las necesidades de cada piel según sus características.

La importancia de una buena limpieza facial para lucir mejor tu maquillaje

Como hablamos en el post de maquillaje para novias, el cuidado facial diario es primordial para que luego tu piel luzca espectacular todos los días, pero sobre todo, en días tan importantes como el día de tu boda. A mi me parece que dejar la opción de ir espectacular solo para el día de tu boda es desaprovechar la oportunidad de ir espectacular a diario.

 La doble limpieza facial será la mejor base para recibir tu tratamiento hidratanteantiedad o reductor de manchas y además hará que sea más efectivo, por eso no debemos menospreciar estos dos pasos. 

Por propia experiencia sé que cuanto antes los incorpores en tu rutina diaria, antes empezarás a notar los resultados.

Vamos a ver en qué consiste cada paso en profundidad:


Paso 1 de la doble limpieza facial:

Producto limpiador con base oleosa

Normalmente suele hacerse con productos como aceites o bálsamos desmaquillantes, incluso con agua micelar que lleve aceites.

¡Atención! ¡Personas de piel grasa, no huyáis aún que es pronto! Las personas con piel grasa también necesitan un limpiador con aceite aunque su piel genere un exceso de sebo. El aceite consigue penetrar mejor en el poro y eliminar la suciedad que suele almacenar por lo que si no limpiamos bien la capa superior, las impurezas llegarían a formar puntos negros. En el caso de que tu piel sea sensible, también puedes usar el aceite e incluso retirarlo con un poco de agua al terminar. El ritual de doble limpieza es para todo tipo de pieles.

¿Cómo se usan?

En este paso, como ya hemos dicho, puedes optar por un aceite desmaquillante o un bálsamo y ambos productos se utilizan igual: aplicamos una pequeña cantidad en nuestras manos, frotamos para calentar y masajeamos el aceite sobre el rostro seco, insistiendo en labios y ojos. Yo soy partidaria de usar un producto específico para ojos para evitar terminar como un oso panda, pero también podéis usar el aceite con cuidado para que no os produzca escozor.




Mis favoritos

Yo soy una enamorada de los bálsamos limpiadores, en mi top están: el de Emma Hardie, el de Jane Apothecary, Biotherm, Clinique, The Body Shop y como low cost sin duda el de Coolmethics. 


paso 2 de la doble limpieza:

Utiliza un producto jabonoso

¿Preparados para el segundo paso? Para este vamos a necesitar un producto jabonoso, tipo gel limpiador, que necesite aclararse con agua y que completará la rutina de doble limpieza facial.

Un limpiador de base acuosa es un limpiador de toda la vida, probablemente el que ya uses para limpiar tu cara día a día. Puede ser una pastilla de jabón, limpiadores en gel, espuma o mousse. La función principal de estos productos es limpiar tu piel formando una espuma que luego se retira con agua

Aquí, al contrario que con el aceite del paso 1, si es importante que elijamos un limpiador facial de base acuosa específico para nuestro tipo de piel (grasa, seca, sensible, mixta o incluso con ingredientes antiedad).





Mis favoritos

Para el segundo paso yo me he decantado en mi rutina diaria por los mousse, ya que no me resecan tanto como un jabón y me gusta más su uso comparado con una leche limpiadora. Mis favoritos son la mousse limpiadora de Vera and the birds y el Advanced Cleanser de Dermaceutic.

Gracias por llegar hasta aquí ¿Qué os ha parecido el post sobre la doble limpieza facial? 

¡Estoy deseando saber qué opináis y si la habéis puesto en práctica!

Nos leemos pronto en un próximo post.

No hay comentarios

Post A Comment